Mansión del sueño

Me habéis condenado a permanecer en casa, queridos amigos
atrapado en mi dolor sombrío
a no salir al alba cuando la aurora se abre como una rosa roja
y el cielo entero se convierte en una brasa inmensa.
Me habéis condenado a permanecer en casa. Sea.
Me quedaré tanto como pueda,
invocaré la brasa de las rosas rojas:
que ella abrase las frías entrañas
de todos quienes tienen hambre de sueños rojos.

Me habéis condenado a permanecer en casa
y yo me quedaré aquí tranquilo.
Pero ¿dónde está la mansión de los sueños? Y quién prohibirá al sueño
alzarse por encima de la aurora,
alzarse más veloz que el viento,
luego, una vez agotado, quién le impedirá dormirse
con las más rojas, las más humildes de las rosas?

Aco Šopov, Árbol sobre la colina (Дрво на ридот), 1980
Traducción, Luisa FutoranskySol Negro, 2011