Quinta plegaria de mi cuerpo

No terminas de recorrer este cuerpo, alturas del desasosiego,
viento de silencio, gran esfinge del sueño, mal regenerado.
¿Hasta dónde me invadirás? Detente, obsesión
descansa sobre esta piedra, negra roca en esta estepa.

No terminas de emerger de este cuerpo, de este oleaje siniestro
Bailarina de aguas íntimas, de aguas indómitas
Sólo tú permaneces allí, primigenia de la tierra natal
Y bailas sobre este cuerpo que te concibió en la ira.

Prisioneros ahora de la danza, de la ronda,
llevados por la oscura marea irreal,
toda una vida llevamos viajando juntos
y, sin embargo, cada uno conserva celoso, su más secreto ser.

Aco Šopov, Noser (Небиднина), 1963
Traducción, Luisa FutoranskySol Negro, 2011